sábado, 27 de junio de 2015

Mi camino hacia la Aromaterapia Energética

Desde niña siempre sentí las manos calientes, tanto así que incluso mi mami cuando me agarraba la mano inmediatamente me tocaba la frente pensando que estaba con fiebre, pero para mi era un tema normal.

Aun recuerdo cuando descubrí por primera vez la energía en mis manos, para ese entonces ya había terminado el Master en Aromaterapia en Europa y de regreso al Perú ingresé a estudiar una Diplomatura de Medicina Alternativa y Natural pues necesitaba complementar mis estudios. Fue en mi primera clase de Bioenergía y tengo que confesar que me sentía perdida, era normal comentar “me siento cargada energéticamente” o “ el ambiente de la casa esta pesada” pero estaba muy lejos de entender qué era y cómo funcionaba.

Tuve suerte de conocer a Victor, un compañero que su papa era chamán y él había decidido seguir sus pasos pero con una mayor formación académica. Victor me explico que Bioenergía era la energía que canalizamos las personas – de allí la palabra bio de vida -, seguro yo seguía teniendo cara de no entender nada. Entonces me dijo abre tus manos con las palmas hacia arriba y él puso sus manos sobre las mías pero sin tocarlas, me preguntó: qué sientes? Y le dije un colchón de aire caliente, me dijo “esa es la energía y tú puedes canalizarla”.



Al comenzar a estudiar la bioenergía,  encontré en un libro que podíamos comenzar a sentir la energía de las personas y una de las primeras practicas era colocar a una persona de espaldas delante de nosotros y pasar la mano por su espalda sin tocarla, así que llame a mi incondicional Juanita – quien trabaja con mi familia hace años - y se prestó a ser mi primera paciente,  y de pronto me veía pasando mi mano por su espalda y ella me decía:  “siento su mano caliente”, lo interesante era que yo no la estaba tocando.

Fue en un taller de bioenergía que descubrí el poder que unía esta con la fuerza mental, cuando el facilitador nos comento que íbamos a realizar una práctica, él llamó a un alumno y le dijo que por favor se retirara del salón e ingresara cuando él lo llamara. Nos dijo que al ingresar nuestro compañero le mandáramos mensajes negativos como “eres una persona desagradable” o “eres un fracasado” y entonces le pidió que ingresara al alumno. Imagínense un salón de 30 personas que lo miraban pensando negativamente de él, tengo que confesarles que fue penoso como ver que nuestro compañero de clase cada vez se encorvaba más y su actitud era de perdedor. Luego de unos minutos, el facilitador le indico que saliera del salón y nos dijo que al ingresar nuevamente nuestro compañero, contrariamente le mandemos pensamientos positivos y asi lo hicimos. De hecho, nuestro compañero mejoro en algo su actitud pero cuando termino la clase no estaba igual, esta bajoneado. Nunca más regreso al taller.



Recuerdo cuando me invitaron a una “mesada” con un Maestro Curandero peruano – reconocido por su linaje familiar en el norte del país – donde luego de un ritual inaugural y donde todos tomamos un brebaje elaborada en base de hierbas, creo que una de las hierbas era en San Pedro, comenzaba a llamar a los participantes y pude identificar a dos grupos, los que venían personalmente a sanarse y los que llevaban polos usados de sus familiares o seres queridos. Y en ambos casos me percate que el Maestro veía su aura pues iba identificando nuestros problemas sin que nosotros le comentáramos nada para luego pasar con sus “artes” y “brebajes” a curarnos o limpiarnos energéticamente.

Me llamo mucho la atención de aquellos que venían con polos de sus familiares y recordaba cuando en la televisión vi algún reportaje sobre personas perdidas, cuando la vidente solicita un polo para ubicar a la persona, solo que había un tema adicional, esta prenda no debía estar lavada. Entonces me explicaron que de esta manera se puede realizar el “rastreo” para ubicarla o sanarla a distancia.

Creo que fue en ese momento que comencé a cuestionarme hasta qué punto el sanador debe ser neutral, pues a medida que hacia mas terapias energéticas, sentía como que nosotros estábamos cubiertos de unos velos y cuando realizábamos sanaciones, abríamos estos velos y quedaban los pacientes desprotegidos, pues ellos nos daban permiso para ingresar a su campo energético.
En mi caso, descubrí mi neutralidad cuando ya no tuve preferencias en los aromas, todos eran analizados objetivamente por su pureza pero a la vez aprendí también a que debía manejar mi propia energía con mis pensamientos y aquí les cuento una experiencia

Hace un par de años me contrataron para asesorar un spa y crear la cabina aromaterapéutica, un proyecto lindo pues por primera vez iba a plasmar todas mis ideas, por supuesto tenía que elaborar algunos productos aromaterapéuticos como aceites, bifásicos, etc.  De pronto, la dueña retiro a todo el personal contratado y capacitado, me imagino por algunos celos, asi que solo me dedique a terminar el proyecto pero sin muchos ánimos y con un fastidio a la dueña del local. Pero tenía que terminar de elaborar unos bifásicos pendientes, recuerdo la falta de ganas al hacerlo o sea hacerlos por obligación, grande fue mi sorpresa cuando al llevar mi asistente los bifásicos al spa, éstos apestaban. Había pasado mi energía de fastidio a los pomos.



Mi lección fue nunca más elaborar mis perfumes cuando estuviera fastidiada o si me sentía estresada o ansiosa, pues podía pasar mi energía. Los perfumes tienen las propiedades de purificar, equilibrar, armonizar o proteger, es la esencia de la planta, regalo de Dios que nos da cobijo, alimento, curación y sanación.

De hecho, soy muy celosa con mis perfumes, pues todos los elaboro personalmente y sé la energía de amor que pongo en cada uno, cuando sale un perfume de la aromatienda ya tiene dueño, cada uno es escogido por su vibración. Pero si por casualidad alguien me devuelve un perfume, no tengo ningún problema en cambiárselo pero tengan la seguridad que el perfume devuelto va a al tacho de basura ya que no puedo dárselo a otro cliente.

El tema energético es muy delicado, los perfumes son lo más sutil que existe en la naturaleza, y juntos vamos a descubrir esta herramienta llamada Aromaterapia Energética.


Para quienes esten interesados en estudiar Aromaterapia Energética de manera presencial o virtual, pueden comunicarse con el Instituto de Aromaterapia & Perfumeria
www.institutodearomaterapia.org